Ministerio Movimiento- RuahEspiritu Profetico"".

Ministerio Movimiento- RuahEspiritu Profetico"".

Comentarios

¡MUERTE! ¡Realidad horrible! Cementerios, tumbas, coches fúnebres, velorios de
amigos y parientes... todos afirman que de la muerte nadie se escapará. La Biblia dice
que "está establecido a los hombres que mueran una vez y después el juicio"
[Hebreos 9:27].
¡JUICIO! ¡Un día usted estará ante Dios en juicio! Dios ha determinado que todos
estaremos ante él en juicio. ¡No haga planes para escaparse; ¡jamás podrá! "Todos
daremos cuenta a Dios de nuestras obras, sean buenas o malas" [2 Corintios 5:10].
¡ETERNIDAD! Sepa esto: USTED existirá eternamente -es "alma viviente" [Génesis
2:7]-- en el cielo, con Cristo, o en el castigo del in****no eterno.
MUERTE, JUICIO, ETERNIDAD... todo hombre las experimentará al terminar su vida.
Ninguna obra, religiosa o científica, podrá impedirlas. Debo avisarle, que tiene una cita
ante el tribunal de Dios de donde irá a su CITA CON LA ETERNIDAD.
La MUERTE es terrible; pocos la enfrentan sin temor. Es castigo de Dios al pecado; no
será fácil para quien vive sin Dios. El cristiano sufre la muerte de sus queridos; el vacío
trae dolor. Pero, si "están con Cristo", tiene consuelo en Dios. El mundo acabará; todo
intento de burlar la muerte acabará. ¡Es imposible anular los decretos eternos de Dios !
Jesús dijo: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por
mí" [Juan 14:6]. Vivir más años, lograr salud perfecta, mejorar la medicina... jamás dará
vida eterna. Estas, aunque buenas, no quitan el pecado. Beneficios temporales dejan el
alma igual: los que no están en Cristo, rumbo al in****no eterno. Hay que buscar a Dios
antes de la muerte.
El amor no es desconfiado, todo lo cree,
todo lo espera; cree que aquel que está perdido, Cristo le puede rescatar, que Cristo te puede cambiar, que cosas lindas ocurrirán. No ponga en duda las cosas, confía en las promesas del Señor, no dudes, espere su Bendición. El amor procura hacer las cosas para no dar motivo a que se desconfie de uno.

FOMENTANDO EL AMOR DE DIOS HACIA LA HUMANIDAD

Funcionando como de costumbre

[08/28/21]   Dios quiere hablarte
Cuantas veces hemos escuchado decir a la gente: "Aquel
es un hombre bueno, aquella es una mujer buena." Hemos
escuchado personas decir: "Yo no visito esa iglesia porque es de
gente que fueron raras o malas." Estas personas dan a entender
que su iglesia es de gente buena y decente. En la parábola del
joven rico Jesús encarnado dice: "¿Por qué me llamas bueno?
Ninguno hay bueno sino uno: Dios." Mateo 19:17 Aún estando
convertido al Evangelio de Jesucristo solo uno es bueno y ese es
Dios. Nosotros, todos nosotros, unos heredaremos el reino de los
cielos y otros no los van a heredar. "Porque por gracia sois
salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don
de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." Efesios 2:8-9
Todas las buenas obras no te dan entrada al reino de los cielos si
no crees y confiesas a Jesús. Y para confesar a Cristo tiene que
haber arrepentimiento de pecado. Esto lo dice Hechos 3:19 y
dice: "Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean
borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia
del Señor tiempos de refrigerio". Y con ese arrepentimiento
aceptamos a Cristo en público, delante de los hombres como nos
lo dice el mismo Cristo en Mateo 10:32 :"A cualquiera, pues,
que me confiese delante de los hombres, yo también le
confesaré delante de mi Padre que está en los cielos."
Confiesas a Cristo, lo aceptas como tu único y exclusivo salvador
con esto entras en el camino que va a la salvación: "Yo soy el
camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por
mí" (Juan 14:6). A pesar de que todo esto está claro, muchos
todavía contienden llevando la contraria; y los comentarios más
comunes con que la gente se justifica es diciendo cosas como:
"Yo creo en Dios, yo amo a Dios."; o dicen: "Yo amo a Dios a mi
manera"; o dicen: "Yo soy mi propia religión". Dios una de las
cosas que quiere de usted es obediencia, "como hijos obedientes,
no os conforméis a los deseos que antes

[07/22/21]   *Biblia*
Efesios 5:1-2
Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.
```Enseñanza``` :En las aulas de clases de las escuelas clásicas, mantener a los alumnos en silencio ya es una gran victoria. Si, además de eso, ellos memorizan el conocimiento y obtienen buenos resultados en los exámenes, se puede decir que hubo éxito. Y aún si fueren creativos y aprendieren algunas lecciones de ciudadanía, eso sería lo máximo del éxito educacional. En la escuela de la existencia de Cristo la exigencia era mucho mayor. No era suficiente conquistar esas funciones de la inteligencia; era necesario invertir en sabiduría, controlar los pensamientos en los momentos de estrés, encarar el miedo, usar los errores y fracasos como factores de crecimiento, reescribir sus propias historias. Cristo puso a sus discípulos en una escuela de sabios. Sabios que eran personas comunes por afuera, pero especiales por dentro. Sabios que vivieron una vida plena, aunque sencilla exteriormente.

[07/11/21]   Cristo era flexible y amable al comentar los temas que trataba, pero en algunos puntos fue extremadamente determinado. Entre esos puntos se destaca lo que él pensaba acerca de la continuidad de la vida y acerca de la eternidad. Con respecto a la continuación del espectáculo de la vida, él era incisivo. No dejaba dudas acerca de su manera de pensar. Y, digamos, su manera de pensar era muy osada, pues él declaraba claramente que tenía el secreto de la eternidad. Afirmaba que la vida eterna pasaba por él. Él declaró: «El que cree en mí, aunque esté mu**to, vivirá» ( Juan 11.25), «Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre» ( Juan 6.51). Declaró muchas palabras semejantes a esas, que son raras y poseen una dimensión indescriptible. Él no dijo que si las personas obedeciesen a reglas de comportamiento o doctrinas religiosas tendrían la vida eterna. ¡No! Los textos son claros: Cristo concentró en sí mismo el secreto de la eternidad. Dijo que aquellos que creyesen en él y lo incorporasen interiormente tendrían la vida eterna, la vida inagotable e infinita. ¿Quién ha pronunciado un discurso como ese en toda la historia? De todos los hombres que brillaron por sus inteligencias, nadie fue tan osado como Cristo. Entre todos los que fundaron una religión, una corriente mística o una filosofía metafísica, nadie tuvo la intrepidez de proferir palabras semejantes a las de él. Al investigar el pensamiento de Cristo, notamos que él realmente no hablaba de una religión más, ni de una corriente de pensamientos.

[07/05/21]   Decir que la carne es débil significa que el cuerpo físico, aunque complejo, está sujeto al frío, al hambre, al dolor, a las alteraciones metabólicas. Indica que hay una unidad entre la psique (alma) y la vida física (bios) y que esa vida, por medio de los instintos, muchas veces prevalece sobre la psique, principalmente cuando estamos estresados o viviendo cualquier tipo de dolor. El Maestro tenía razón. Observen como una pequeña fiebre nos puede abatir emocionalmente. Un cólico intestinal puede turbar nuestros pensamientos. Una ofensa en público tiene el poder de paralizar nuestra capacidad de coordinar las ideas. Una migraña nos puede dejar irritables e intolerantes con las personas que más amamos. Yo me alegro al analizar a un hombre que tuvo el coraje de decir que estaba profundamente angustiado y que tuvo la autenticidad de clamar a Dios para que alejase de Él su martirio si así lo quería. Si todo en la vida fuera sobrenatural, no habría belleza ni sensibilidad pues estoy sujeto a angustias, mis pacientes están sujetos a trastornos síquicos, y todos nosotros estamos sujetos a errores y dificultades. A los hombres les gusta ser dioses, pero a Aquel que se presentaba como el Hijo de Dios le gustaba ser hombre.

[07/04/21]   Si Cristo sufrió y murió como Hijo de Dios, jamás podríamos aprender algo de sus experiencias, pues somos personas frágiles, inseguras y con inmensa dificultad para tratar nuestras miserias. Pero como murió como hijo del hombre, podemos extraer de su caos profundas lecciones de vida. En ese momento llegó a decir una frase interesante: «El espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil» (Mateo 26.41). Su ser interior, «su espíritu», estaba preparado para morir, pues era fuerte, estable y decidido. Pero su ser exterior, «su carne», era frágil, débil y sujeto a trastornos casi incontrolables en determinadas situaciones, como ocurre con cualquier ser humano.

[06/29/21]   El arte de oír y dialogar El Maestro se relacionaba continuamente con su Padre y actuaba de la misma forma con sus discípulos. Las personas que convivían con él se volvían saludables, aprendían a desarmar su rigidez y a hablar de sí mismas. Él las animaba con el arte de oír y dialogar, y las estimulaba a ser caminantes introspectivos. Muchos son excelentes para dar consejos, pero pésimos para dialogar y oír. El diálogo que dicen tener es de una vía, de ellos hacia los otros pero nunca de los otros hacia ellos. Por eso, oyen lo que quieren oír y nunca lo que los otros tienen que decir. El arte de oír y dialogar maximiza el efecto de los antidepresivos. Los profesionales de la salud mental que miran al mundo de sus pacientes solo dentro de los límites del metabolismo del cerebro tienen una visión miope de la complejidad de la inteligencia. No alcanzan a percibir los pensamientos ocultos de los pacientes ni escuchar lo que sus palabras nunca dijeron. Vuelvo a recordar la importancia del saber oír y del diálogo. Nunca será exagerado llamar la atención al hecho de estar tan cerca físicamente de nuestros amigos íntimos, pero tan distantes interiormente. La familia moderna se volvió un grupo de desconocidos que dividen el mismo espacio, respiran el mismo aire, pero no penetran unos en el mundo de los otros. Pocos tienen el coraje de admitir la crisis de diálogo y de revisar la calidad de sus relaciones sociofamiliares. En el mundo actual, las personas viven aisladas dentro de la propia sociedad, expuestas a una serie de trastornos síquicos. Es necesario reconsiderar el estrés al que somos constantemente sometidos, la competencia predatoria, el individualismo y la baja capacidad de sentir placer, a pesar de poseer una inmensa industria del entretenimiento. El Maestro de Nazaret vivía el arte del diálogo. Sentía placer al interactuar con las personas. Entraba en el hogar, en la historia y en el mundo de ellas. Pasaba tiempo dialogando con aquellos que no tenían un est

[06/28/21]   Los discípulos de Cristo no tenían un perfil psicológico y cultural recomendable. ¿Sería posible transformar hombres rudos, agresivos, sin cultura, que aman estar por encima de los demás, que no saben trabajar en equipo, en verdaderos vencedores, capaces de brillar en las áreas más ricas de la inteligencia y del espíritu humano? Aparentemente Jesús fue derrotado, pues sus discípulos íntimos le causaron sus primeras cuatro frustraciones. Pero será placentero un día publicar la trayectoria de vida de los discípulos antes y después de la muerte de su Maestro. Hace dos mil años el Maestro de Galilea ya practicaba la más bella y eficiente terapia y educación preventiva.

[06/27/21]   FORNICACIÓN, FORNICAR, FORNICARIO A. NOMBRES 1. porneia (porneiva, 4202) se usa: (a) de una relación sexual ilícita (Jn 8.41; Hch 15.20,29; 21.25; 1 Co 5.1; 6.13,18; 2 Co 12.21; Gl 5.19; Ef 5.3; Col 3.5; 1 Ts 4.3; Ap 2.21; 9.21; en plural en 1 Co 7.2); en Mt 5.32 y 19.9 se usa denotando, o incluyendo, adulterio; se distingue de ello en 15.19 y Mc 7.21; (b) metafóricamente, de la asociación de la idolatría pagana con doctrinas de la fe cristiana, y con la profesada adhesión a ella (Ap 14.8; 17.2,4; 18.3; 19.2); algunos sugieren que este es el sentido en Ap 2.21.¶ 2. po**os (povrno", 4205) denota a un hombre que se entrega a la fornicación, fornicario (1 Co 5.9,10,11; 6.9; Ef 5.5; 1 Ti 1.10; Heb 12.16; 13.4; Ap 21.8; 22.15).¶ Nota: El verbo porneuo, fornicar, se traduce «cometer fornicación» en Ap 2.14. Véase B, Nº 1, a continuación. B. Verbos 1. porneuo (porneuvw, 4203), cometer fornicación. Se usa: (a) literalmente (1 Co 6.18; 10.8; Ap 2.14, 20, véanse (a) y (b) en A, Nº 1); (b) metafóricamente (Ap 17.2; 18.3,9).¶ 2. ekporneuo (ejkporneuvw, 1608), forma intensificada del Nº 1 ( ek , usado intensivamente), ntregarse a la fornicación, implicando una indulgencia excesiva (Jud 7).¶ e

[06/27/21]   Cristo no buscaba heroísmo Cualquier persona que quisiera establecer una religión o ser un héroe, ocultaría los sentimientos que Cristo expresó en el jardín del Getsemaní.Eso demuestra que en realidad Él no quería fundar una nueva religión que compitiera con las demás. Sus objetivos eran superiores. Como dije, deseaba redimir al ser humano e introducirlo en la eternidad. No buscaba heroísmo, sino cumplir la misión a la cual había sido asignado, cumplir su proyecto trascendental. El momento crucial de ese proyecto llegó: tomar su copa, pasar por su martirio. En aquel jardín oscuro, Jesús necesitaba prepararse para soportar esa tormenta. En el proceso de preparación, Él revela su dolor e inicia su diálogo con el Padre. Solamente ahí sus amigos comenzaron a percibir que su muerte estaba más cerca de lo que se imaginaban. Algunos por analizar superficialmente los pensamientos y las reacciones de Cristo en la noche en que fue arrestado, ven allí fragilidad y retroceso. Yo veo la más bella poesía de libertad, resignación y autenticidad. Él tenía libertad para ocultar sus sentimientos, pero no lo hizo. Nunca alguien tan grande fue tan auténtico.

[06/26/21]   Necesitamos aprender a penetrar en el mundo de las personas. El arte de oír debería ser parte de nuestra vida rutinaria; sin embargo poco lo desarrollamos. Somos excelentes para juzgar y apuntar con el dedo la falla de los demás, pero pésimos para oírlos y acogerlos. Para desarrollar el arte de oír es necesario tener sensibilidad, es necesario percibir aquello que las palabras no dicen, es necesario escuchar el silencio. El Maestro de Nazaret sabía tanto oír como hablar de sí mismo. Al exponer su dolor, estaba entrenando a sus discípulos a ser sinceros y auténticos unos con los otros, a dividir sus angustias, a aprender el arte de acoger las palabras ajenas. Por amar a aquellos jóvenes galileos, a Él no le importó usar su propio dolor como instrumento pedagógico para conducirlos a que interiorizaran y forjaran una vida saludable y sin fingimientos.

[06/26/21]   Aunque el templo fuera el local sagrado del pueblo judío, muchos habían perdido la sensibilidad y el respeto hacia él. Jesús enfrentó a lo largo de la vida muchos motivos para airarse, pero exhalaba tranquilidad. Fue profundamente discriminado, pero acogió a todos; le escupieron en la cara, pero lo soportó; fue calumniado, pero buscó reconciliación; fue abofeteado, pero trató con gentileza a sus agresores; fue azotado como el peor criminal, pero retribuyó con mansedumbre. Aquel que fue el baluarte de la paz se ofendió una sola vez; cuando le faltaron el respeto a la casa de su Padre. Pero no dirigió su ira contra los hombres, sino contra sus prácticas y hechos. Por eso, luego se calmó y no guardó disgusto ni rencor contra nadie. Aunque estuviese bajo la más grande frustración, fue capaz de mantenerse lúcido y coherente en su único momento de ira. Aristóteles, por su parte, era un filósofo humanista, pero no vivió todo lo que predicaba. Había esclavos por toda Grecia, pero él no tuvo el valor de levantarse contra la inhumanidad de la esclavitud. Calló cuando debió haber gritado. Jesús no fue así. Muchas veces, antes de ser crucificado, corrió el riesgo de morir por haberse puesto del lado de personas discriminadas, por desear liberarlas por dentro y por fuera de sí mismas y, en esta ocasión, por hacer un aseo general del templo de su Padre. En Él se cumplió el pensamiento de Aristóteles: «Lo difícil es airarse en el momento apropiado, por el motivo correcto y en la medida adecuada». Necesitamos aprender del Maestro de Nazaret a hacer un «aseo general» en el templo de nuestro interior. V olcar la «mesa» de los pensamientos negativos. Extirpar el «comercio» del miedo y de la inseguridad. Reciclar nuestra rigidez y evaluar la superficialidad con que reaccionamos ante los eventos de la vida. Quien no es capaz de causar una revolución dentro de sí mismo, nunca logrará cambiar las rutas sinuosas de su vida.

[06/23/21]   Jesús es, sin duda, una persona única en la historia. Cualquiera que se ponga a pensar un poco en la dimensión de sus gestos quedará asombrado. Miles de cristianos observan cada semana los símbolos del pan y del vino, sin darse cuenta de que aquello que parece un simple ritual revela en realidad las intenciones de una persona sorprendente. La sangre se compone de hemática, leucocitos, plaquetas y muchas otras sustancias. Todos tenemos ese precioso líquido que circula miles de veces a lo largo de la vida para nutrir las células y trasportar todas las impurezas para ser metabolizadas en el hígado y eliminadas en la o***a. Pero cuando el cuerpo muere, la sangre se deteriora, perdiendo sus características y funciones. El Maestro de Nazaret dio un significado a su sangre que sobrepasó los límites de su aspecto material. Su vida y su sangre serían usadas como herramienta de justicia y perdón. Serían usados tanto para aliviar los sentimientos de culpa del ser humano como para quitar todas sus deudas para con el Creador. Según Cristo, el rigor del reino del mundo venidero tendrá a Él mismo como su más excelente abogado defensor. ¿Cómo puede alguien decir que la sangre que circula en sus arterias es capaz de frenar el sentimiento de culpa contenido en lo íntimo del alma? ¿Cómo puede la sangre de un hombre transformar nuestra pesada y turbulenta existencia en una suave y serena trayectoria de vida? Algunas personas hacen psicoterapia durante años buscando aliviar el peso de su pasado y solucionar sus sentimientos de culpa, pero muchas veces con poco éxito. Sin embargo, ahora viene Jesús de Nazaret y dice que podría aliviar instantáneamente toda mancha del pasado, todos los errores y sufrimientos humanos. Freud fue un judío ateo, pero si hubiera investigado la historia de Jesús quedaría intrigado y encantado con su propuesta.

[06/23/21]   Jesús lavó los pies de todos sus discípulos, incluso los de Judas. Sabía que este lo. traicionaría, pero aun así, fue complaciente con él y no lo expuso en público. ¿Conocen ustedes en la historia a alguien que haya lavado los pies de su propio traidor? Es sorprendente para nosotros, los que no toleramos la mínima ofensa, que Él haya soportado no solo la traición de Judas, sino lavado toda la mugre de sus pies. Cuando Jesús terminó de lavarles los pies a todos, Judas salió para traicionarlo.

[06/21/21]   Una respuesta sorprendente Cristo tenía que contestar de una manera que no solo saciase a sus adversarios, sino que sorprendiese sus mentes. Era necesaria una respuesta espectacular para detener el odio de ellos y hacerlos abandonar esa idea de asesinarlo. El Maestro poseía una sabiduría extraña. El ambiente amenazador no lo perturbaba. En las situaciones más estresantes, en lugar de bloquear la inteligencia y actuar por instinto, abría los pensamientos y lograba dar respuestas brillantes e inmediatas. Cuando todos pensaban que no tendría otra alternativa que defender a Roma o a Israel, los sorprendió. El Maestro pidió que le mostraran una moneda de un denario y observó la efigie que tenía grabada. Allí estaba inscrito: «Tiberio César dios». 4 Después de mirar la efigie, miró a aquellos hombres y preguntó:«¿De quién es esta imagen?» Contestaron: «De César». Entonces, para sorpresa de ellos, Jesús afirmó: «Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios» (Mateo 22.20-21). Tiberio, como emperador romano, quería ser el señor del mundo. Era común usar ambiciones irracionales para poder cegar la capacidad de pensar y actuar de aquellos que se le oponían a fin de que mirasen al mundo de arriba hacia abajo. En la efigie, la imagen grabada en el denario, estaban las intenciones de Tiberio, un simple mortal que quería ser dios. Cristo, que tenía poderes sobrenaturales y poseía el estatus de Dios para su gente íntima, quería comportarse como un hombre, como el Hijo del hombre. ¡Qué paradoja!

Dirección


Aragua De Barcelona
0262
Otros Organizaciones religiosas en Aragua de Barcelona (mostrar todas)
Ministerio Juvenil Dios de Pacto Ministerio Juvenil Dios de Pacto
Aragua De Barcelona, 6002

Atrévete a hacer cosas nuevas y descubrirás de cuántas cosas eres capaz de hacer ¡ ATRÉVETE A SER DIFERENTE! Acepta a Cristo como tu salvador

Fundación Centro Misionero Fundación Centro Misionero
Av. José Antonio Anzoátegui.
Aragua De Barcelona, 6002

Desde el 11-11-2004 ayudando a resolver necesidades materiales y espirituales de todas las personas del Municipio Aragua.

Iglesia Estrella de Oriente Iglesia Estrella de Oriente
Aragua De Barcelona, 6002

Iglesia Estrella de Oriente