Ministerio de Liberación. Jesucristo ES El SEÑOR.

El Ministerio de Liberación y Sanidad Divina, Jesucristo es el Señor, con personería jurídica No 086 del 12 de Feb del 2003, nació para Bendecir al Pueblo

Funcionando como de costumbre

TESTIMONIO DE UNA EX SIRVIENTE DEL DIABLO Por NONKOLISO NGELEKA 27/07/2016

TESTIMONIO DE UNA EX SIRVIENTE DEL DIABLO Por NONKOLISO NGELEKA

https://www.youtube.com/watch?v=McLX0TpEqeM

TESTIMONIO DE UNA EX SIRVIENTE DEL DIABLO Por NONKOLISO NGELEKA Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for "fair use" for purposes such as criticism, comment, news reporting, t...

ORACION PARA LUCHA ESPIRITUAL Y COMO SANAR HERIDAS DEL ALMA - RITA C. 27/07/2016

ORACION PARA LUCHA ESPIRITUAL Y COMO SANAR HERIDAS DEL ALMA - RITA C.

https://www.youtube.com/watch?v=zyp9bnDZ4Gg

ORACION PARA LUCHA ESPIRITUAL Y COMO SANAR HERIDAS DEL ALMA - RITA C. Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for "fair use" for purposes such as criticism, comment, news reporting, t...

LOS 3 CAMPOS DE LA GUERRA ESPIRITUAL 27/07/2016

LOS 3 CAMPOS DE LA GUERRA ESPIRITUAL

https://www.youtube.com/watch?v=Ol1Pa1kdMoo

LOS 3 CAMPOS DE LA GUERRA ESPIRITUAL Nuevamente, aclaramos este no es mensaje de nuestro ministerio, mas una poderosa entrega del Pastor Harold Caballeros para edficacion del Cuerpo

27/07/2016

Estamos en medio de una guerra espiritual. Y necesitamos emplear las armas de nuestra milicia para pelear la buena batalla de la fe ¿Cuáles son esas armas?
La oración es el campo de batalla. El tiempo que pasamos en oración es la base de abastecimiento. La armadura descrita en Efesios 6 sirve para un propósito vital: ¡combatir a Satanás y ganar!

Repasemos la armadura en sus partes defensiva y ofensiva, y cómo funciona.
Lee Efesios 6:13 - 17.

Defensiva

Cinto de la verdad

Ef 6:14a "Después de haberse preparado, estad firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad". Cuando Satanás te diga en tu mente que nunca verás la contestación a tus oraciones, es hora de ceñirte con la verdad. Acerca del hombre que se deleita en la Palabra de Dios y la toma como autoridad final, el Sal 112:6-8 dice "Su corazón está firme, confiado en Jehová."

Coraza de justicia

La coraza de justicia es de especial significado. Una coraza protege áreas vitales del cuerpo de un soldado -sin ella, estarían expuestas ante el enemigo. Y sin justicia, las áreas vitales de tu vida de oración estarían expuestas ante Satanás. Esta justicia no es buena conducta moral -su significado va mucho más allá. Esta justicia es la que Jesús obtuvo para ti y con la cual te vistió. Es Su dignidad cubriendo tu indignidad. Es el ser trasladado al reino de su amado Hijo (Col 1:12-13). Esto lo que te hace coheredero con Cristo (Ro 8:17). Con esto tienes el derecho de resistir al diablo y verlo huir.

Calzado del evangelio de la paz
La siguiente parte de la armadura es para tus pies. Is 52:7 dice que son hermosos los pies de los que traen alegres nuevas, de los que anuncian la paz. Compartir el evangelio con otros es parte de tu armadura.

Escudo de la fe

La Palabra dice "Sobre todo, tomad el escudo de la fe". Tu escudo apaga todos los dardos de fuego del maligno. 1 Jn 5:4 dice: "esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe". Tu fe hace un vencedor y más que un conquistador. Ro 1:17 "el justo por la fe vivirá". Esto es, toda tu vida es sostenida por tu fe en Dios.

Yelmo de salvación

Yelmo es igual a casco, "tomad el yelmo de la salvación". Esto protege tu mente. Allí hace su batalla Satanás. Al mantener tu mente renovada en la Palabra, la proteges del ataque de la duda e incredulidad de Satanás. ¿Sabías que Jesús mismo uso esta armadura? (Is 59:16-17). La probó antes de dártela.

Con el casco sobre su cabeza tipo espiritual de la esperanza de salvación. I Tes. 5:8. En medio de una guerra espiritual el cristiano debe de tener la seguridad de su salvación. En tiempos difíciles es fácil el dudar de nuestra salvación y podemos a llegar a creer que no somos salvos.

Ofensiva

Espada del Espíritu (La Biblia)

Efesios 6:17 dice que la Palabra de Dios es la espada del Espíritu. Para manejar tu espada con destreza, necesitas saber cómo funciona la Palabra. Va a dar resultado, Satanás saldrá con temor huyendo de sus golpes.
"La Palabra... es... más cortante que toda espada de dos filos" (He 4:12). La Palabra va más allá de tu intelecto. Penetra el reino espiritual. La Palabra, como una semilla, tiene dentro de sí el poder para crecer y dar fruto. La Palabra de Dios sólo funciona cuando se pone a trabajar.

Se te ha dado la armadura completa de Dios. Tu responsabilidad es tomarla, ponértela y vestirla en fe. Tienes al Espíritu Santo y la Palabra de Dios. Tienes autoridad en el reino espiritual. Has sido plenamente equipado con armas que garantizan resultados en la oración. ¡Ahora ora esperando ver esos resultados!
Fortalécete en el Señor
“…Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza…” Efesios 6:10
No podemos estudiar la armadura de Dios, ni ver su importancia, sin antes analizar esta indicación que el apóstol Pablo hace al principio de este pasaje, y es que, ¿de qué serviría una armadura tan efectiva y tan poderosa, si el soldado en sí mismo no tiene la fuerza, el poder y la capacidad de usarla?
Sería como enviar a la guerra a un soldado con el equipo más avanzado, incluyendo el rifle más poderoso, el uniforme blindado más eficaz, pero si es un soldado, con anemia, tuberculosis, desnutrición, y deshidratación; estaría condenado a fracasar, por su falta de capacidad física y personal; de la misma manera el hijo de Dios debe estar consciente que Dios es la fuente de poder para fortalecer su vida; la primera parte de la indicación es “Fortaleceos en el Señor” en ÉL, debemos ir a Él para ser fortalecidos con su presencia, que en sentido literal es: amurallarnos con su presencia, de manera que el enemigo no tiene ninguna posibilidad de traspasar la fortaleza o muralla que nos protege, la cual es Dios mismo. “Más tú, Jehová eres escudo alrededor de mi; Mi gloria y el que levanta mi cabeza.” Sal. 3:3; esto lo podemos ver claramente cuando David decide no usar la armadura del rey Saúl para su lucha con el filisteo Goliat, y confiar en Jehová como su escudo y fuente de poder.
El mismo David lo dice en 1 Samuel 17:37-47. “Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo… Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos.”
De manera que aprendemos que la victoria radica en el poder que viene directamente de Jehová de los ejércitos depositado en aquellos que confían en Él y le entregan toda la gloria. David nunca le llama a Goliat gigante, siempre se refiere a él como “el filisteo” David en realidad si miraba a un gigante, pero sin duda no era Goliat, el Gigante para él es el Dios de los escuadrones de Israel y en Él decidió fortalecerse. Antes que usar la armadura de Dios, amado hermano decide fortalecerte directamente en el Señor quien es y será tu muralla y fortaleza protectora.
La segunda parte de la indicación es: “en el poder de su fuerza” es la invitación de usar el mismo poder de Dios en nuestra vida, para estar fuertes y vigorosos en la guerra espiritual. De aquí que antes de entender y usar la armadura de Dios hay dos cosas más importantes:
1. Fortalecerse en el Señor.
2. Fortalecerse en el poder de su fuerza.
Una vez que entiendes y recibes la presencia de Dios y el poder de su fuerza, entonces estás listo para entender y usar la armadura de Dios.
Esta primera indicación del apóstol Pablo también nos hace pensar en la importancia de despojarnos de toda soberbia, arrogancia, vanidad o creencia de que podemos vencer al enemigo solo con la experiencia que tenemos; cuando un hijo de Dios cree que la experiencia es suficiente para vencer y se cree un especialista en guerra espiritual, lo más común será que la arrogancia y vanidad le invada, (aún en forma inconsciente) y lo que es peor, esta en peligro de robar gloria a Dios, esto le provocará fracaso, frustración y perdida tarde o temprano.
n mi caso tenía ya casi diez años de experiencia en liberación y guerra espiritual, había visto el poder de Dios de manera extraordinaria, constaté la efectividad de las armas espirituales, comprobé como el ayuno y la oración me hacían depender de la guía del Espíritu Santo, la instrucción de la Palabra de Dios me daba seguridad en las estrategias para conducir a las personas endemoniadas hacia la libertad que Cristo les ofrecía; el trabajo en equipo con hermanos consagrados, era realmente una gran bendición en cada lucha que enfrentamos, habiendo ya tratado infinidad de casos de liberación, (no solo liberación demoníaca sino en sanidad del alma y emocional), hasta que un día nos enfrentamos a un caso que duró mas de un año; la lucha fue muy intensa y Dios nos enseño que la experiencia y el conocimiento no sirve de nada si carecemos de el poder de su fuerza y si dejamos de estar sometidos a su autoridad en verdadera humildad.
Es necesario que cada hijo de Dios que ministra en guerra espiritual y sanidad del alma, revise su condición espiritual y su comunión con nuestro Padre celestial, antes de entrar en confrontación con el reino de las tinieblas. Debemos estar alertas ya que es muy delgada la línea entre la dependencia total a Dios y sentir que uno lo sabe todo. Dios sigue usando y exaltando a los humildes y quebrantados de corazón y resistiendo a los soberbios.
Verdaderamente el Señor anhela darnos la victoria que Cristo Jesús ya obtuvo en la cruz, por tanto es necesario “Fortalecerse en el poder del Señor” esto implica “humillarse bajo la mano poderosa de Dios” 1 P. 5:5,6. y confiar en la palabra que Dios nos ha dado “Bástate mi gracia porque mi poder se perfecciona en la debilidad” 2 Cor. 12:9,10. Cuando reconoces tu debilidad y pequeñez en forma humilde, y buscas su presencia a través de una comunión significativa y constante, Dios te provee de su gracia y poder para vencer.
Ahora observemos algo sumamente importante: cuando Jesús resucitó uso el poder de su fuerza, bendito sea Dios porque ese mismo poder de su fuerza, es el que nos concede para sostenernos firmes en la guerra espiritual. Es edificante saber que el “poder de su fuerza” (gr.) “kratous tes isxuos”, que Pablo menciona en Ef. 1:19-21. “…según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los mu***os y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra…”, es la misma clase de “poder de su fuerza” que Dios otorga a sus hijos en Ef. 6;10 (gr. kratei tes isxous “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza” con la cual nos invita a fortalecernos. ¿Te das cuenta? es maravilloso saber que podemos usar el mismo poder con el que Cristo resucitó y puso a todo enemigo bajo sus pies, para la lucha que enfrentamos cada día contra nuestro adversario, ¿lo comprende?… nuestra victoria está asegurada si somos fortalecidos en el poder de su fuerza y esto se consigue en una constante comunión y dependencia con nuestro amado Padre de las luces.
Si reconocemos que las experiencias que tenemos nos las permite Dios y dependen de Él; si aceptamos que Él es quien nos da las victorias, podremos mantenernos humildes dándole la gloria a Jehová. La victoria de todo cristiano y guerrero espiritual, está en reconocer que no es uno, sino el poder del Espíritu Santo y la gracia de Cristo la que obra a través de uno al ganar alguna lucha.
No permitas que Satanás tiente tu corazón con vanidad, recuerda, Jesús es el que te da la victoria la cual ganó desde su muerte en la cruz. Col 2:15. “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”
Debes estar siempre consciente que Dios mira tu corazón, conoce si eres humilde, sabe si le quieres robar gloria o no, cuando Dios ve tu corazón, y sabe que dependes de él, que te guías con el Espíritu Santo, con su palabra y que usas su poder en fe entregándole toda la gloria, entonces es seguro, tienes todo el respaldo de Dios y Él mismo te fortalece en el poder de su fuerza, y te dota de fe para vencer en cualquier lucha espiritual.
El capítulo seis de Efesios es el llamamiento a todo cristiano a buscar el fortalecimiento divino para enfrentarse a las fuerzas espirituales de maldad Y mantenerse firme hasta el final (Ef. 6.10–20.). La razón por la cual el apóstol Pablo invita a los cristianos de Éfeso a entrar en guerra espiritual (única ocasión en que Pablo señala el enfrentamiento directo de los cristianos contra principados y potestades), es porque esa ciudad estaba infestada de idolatría centrada en su culto a Artemisa, además del estilo de vida con prácticas de magia, ocultismo e inmoralidad sexual, era necesario que la iglesia en esa ciudad estuviera preparada para tan singular guerra espiritual en el nivel cósmico, el cual estaba lleno de huestes de maldad. La situación que impera en nuestro mundo actual no es menos complicada, por lo cual es necesario y vital estar fortalecidos en el poder de su fuerza, esta condición es algo que se consigue solo mediante la búsqueda real y constante de su presencia, en plena certidumbre de fe con la oración, el ayuno y la meditación en la palabra de Dios.

EL PODER DE SU FUERZA
Por Eladio Ramos
________________________________________
El apóstol Pablo le dijo a la iglesia de Efeso: "Fortaleceos en el Señor siempre, y en el poder de su fuerza". Nos llama la atención que en su admonición no les dijera que se fortalecieran en el Señor solamente sino que añadió: "Y en el poder de su fuerza". Nos preguntamos entonces: ¿Dónde estará y cuál será esa fuerza de que les hablaba el apóstol? Respecto a esto encontramos infinidad de indicaciones en las Sagradas Escrituras que identifican ese poder, esa fuerza poderosa que está a nuestra disposición cuando la necesitamos. En este tema se desglosa con múltiples detalles la realidad de esa fuerza. Esperamos en el Todopoderoso que usted sea edificado en El Poder de Su Fuerza. Gracia y Paz!
EL PODER DE SU FUERZA
Bosquejo de versos usados en la plática
Efesios 6:10 - Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
I Pedro 1:3-5 - Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los mu***os, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.
Hebreos 1:3 - el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas...
I Tesalonicenses 1:5 - pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.
Filipenses 3:10 - a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte...
Efesios 3:20 - Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.
Efesios 3:7 - del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.
Isaías 40:26 - Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.
I Corintios 4:20 - Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.
Efesios 6:10 - Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos…
Filipenses 3:9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe...
I Corintios 1:25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. I Corintios 1:27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte... I Corintios 2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
“Fortaleceos en el Señor”
“Fortaleceos en el Señor” Efesios 6:10 “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza” Introducción. asi todos los seres humanos al iniciar algún proyecto, algún programa, algún plan, lo iniciamos normalmente con mucho entusiasmo y le echamos como dice el dicho “Toda la carne al asador”. Pero conforme va pasando el tiempo el peso del compromiso se nos va haciendo más grande. Además en el proceso van surgiendo desafíos, obstáculos y tropiezos no contemplados. Y a veces el vigor con el que iniciamos en un principio se va acabando. Vamos perdiendo las fuerzas iniciales. Y esto no es privativo de las personas que se consideran más débiles, sino también de aquellas que se consideran más fuertes. Esto también sucede en las cosas espirituales. Por eso Pablo que experimento eso, quiere darnos un consejo que el aplico en su propia vida, tomar fuerzas del Señor. Por eso aconseja a todos los lectores de su carta: “Fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza”
I) ¿Porque fortalecernos en el Señor? ¿Por qué Pablo esta exhortando a los cristianos a tomar fuerzas del Señor? ¿Hay razones validas para tal amonestación? A. Porque sin la fuerza del Señor somos débiles. Todo cristiano sincero debe admitir que sin el Señor no somos nada. Jesús enseño nuestra dependencia de El en Juan 15 “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5) Una rama no depende de otra rama para su vitalidad, todas dependen de la vid. La vid es la que da la savia que nutre cada rama y cada pámpano para que produzca buen fruto. Así también cada cristiano es nutrido, y por tanto productivo, solo cuando mantiene una relación personal con el Señor. Solos no podemos. Podemos intentarlo, pero fracasaremos. Porque sin el poder de Cristo no hay victoria. El cristiano maduro es el esta consciente de sus propias debilidades. Pablo dice que “lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte” (1 Corintios 1:27) esos éramos nosotros, los débiles. Por tanto, el cristiano debe apoyarse y fortalecerse en Jesús. Porque su fuerza es ilimitada. Nuestra debilidad es inyectada con el vigor de la fuerza suya para convertirnos en cristianos fuertes. Pablo escribió: “Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos” (Romanos 5:6) Éramos débiles e incapaces de salvarnos. Jesús tuvo que venir no solo en un buen momento, sino el mejor momento para nosotros. Jesús quiso transformar nuestra debilidad en fortaleza. B. Porque la vida cristiana es una constante lucha. Pablo nos insta a “pelear la buena batalla de la fe”. (1 Timoteo 6:12) Pablo mismo dijo al final de su vida dijo: “He peleado la buena batalla” (2 Timoteo 4:7).Pablo presenta la vida cristiana como una batalla en la que hemos de luchar. Y la primera necesidad para enfrentarse a la lucha espiritual es: Estar en forma. Y fortalecerse en el Señor es ponerse en forma espiritual. Pablo quiere que obtengamos nuestras fuerzas del Señor, porque el señor nunca ha perdido una batalla. Si dependemos de nuestras propias fuerzas para vivir la vida cristiana fracasaremos. Solo en Cristo hay la fuerza para vivir de acuerdo al nuevo hombre, para cambiar nuestras vidas, para hacer frente al enemigo. Sin duda enfrentaremos muchas adversidades en nuestra vida. Por ejemplo Pablo escribió: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, Problemas externos por causa del evangelio. o angustia, Preocupaciones internas. o persecución, presiones por ser diferentes o hambre, Necesidad de comida o desnudez, Necesidad de ropa. o peligro, Exposición al riesgo o a la amenaza. o espada? La posibilidad de ser asesinado. 36 Como está escrito: Por causa de ti somos mu***os todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. (Romanos 8:35-37) Según Pablo todas estas cosas están lejos de vencernos. No somos vencedores por nuestra fuerza o capacidad personal, sino por medio de Cristo que nos amó. C. Porque el Señor es la fuente de toda fortaleza. Pablo quería que entendiéramos que los cristianos dependemos no de nuestros propios recursos internos, sino de una fuerza externa a nosotros. Es la fuerza de Cristo. Por eso Pablo escribió: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13) Somos fuertes solo cuando nuestras fuerzas provienen de parte del Señor. Muchas personas se detienen en entregarse al Señor por temor a fallarle después. Algunas me han dicho no se han entregado al Señor porque aun están batallando con un vicio (como el cigarro, la botella, las groserías, etc.) Y la razón, es porque ellas creen que estarán solas luchando con ese problema. Sin embrago, Jesús nos anima diciendo “confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33) Juan y Pablo se unen a este ánimo. Por ejemplo Juan dice: “porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4) y Pablo dice: “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. (1 Corintios 15:57) Hay que confiar, hay que estar con el Señor y la victoria estará asegurada. Porque Jesús es la fuente de toda fortaleza. Como cristianos no podremos vencer al enemigo si nuestras fuerzas no vienen del medio correcto, Jesucristo. Él es la fuente. II) ¿Para que fortalecernos en el Señor? A. Para alcanzar la virtudes cristianas. Pablo escribió: “fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad” (Colosenses 1:11) Si no tomamos fuerzas de Jesús jamás podremos desarrollar las virtudes cristianas queden gloria a Dios. Por ejemplo: 1. La paciencia. Significa la capacidad de soportar todo problema fielmente. No quiere decir que no sentamos el peso de los problemas y aflicciones de la vida, sino que no nos dejamos vencer por ellos. Que no destruyan nuestro ánimo ni nuestra fe. Se refiere a nuestra reacción ante los acontecimientos difíciles. Cuando somos fortalecidos con el poder de Cristo podemos dominar nuestras emociones frente a las situaciones difíciles. Cuando no se esta fortalecidos, se maldice, se reniega, se culpa a los demás cuando se pasa por ellas. Ser fortalecidos con el poder de Cristo nos capacita para tener paciencia. Por eso Pablo dijo: “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, (Insultos) en necesidades, (Carencias) en persecuciones, (Presiones) en angustias; (Preocupaciones) porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. (2 Corintios 12:10) Cuando estamos conscientes de nuestra debilidad y permitimos que Cristo nos llene con su fuerza, entonces llegamos a ser mucho más fuertes de lo que pudimos haber pensado. Por eso es que a pesar de todas situaciones difíciles usted se mantiene fiel a Dios porque no depende de usted, sino del poder de Cristo. 2. La longanimidad. Lit. “largura de ánimo” Es decir, no enojarse fácilmente, no desesperarse fácilmente. La paciencia hace referencia especial a la manera en que soportamos situaciones difíciles, mientras que la longanimidad se refiere a nuestra reacción al encontrarnos con personas difíciles. Es la capacidad de soportar a personas desagradables o que buscan perjudicarnos. Para soportar a esta clase de personas necesitamos ser fortalecidos con el poder de la fuerza suya. Pablo escribió: “para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11 fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad” (Colosenses 1:10-11) Según Pablo la longanimidad es un asunto de dignidad. (Honra, estimación, excelencia) No para quedar bien con alguien o para que te quiera mas la iglesia, sino para ser como el Señor es. El Señor ha sido muy longánimo con nosotros. ¿Cuántas veces no nos hemos avergonzado, negado, despreciado etc. Y el Señor ha seguido siendo longánimo con nosotros. Para llegar a tener esta virtud cristiana definitivamente necesitamos del Señor y del poder de su fuerza. Para permanecer fieles a Dios a pesar lo que nos digan o nos hagan los demás. B. Para cumplir su voluntad. Pablo escribió: “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león”. (2 Timoteo 4:16-17) Ante su primera comparecencia ante el tribunal romano nadie estuvo con Pablo ni como amigo ni como abogado ni como hermano. Mientras todos lo abandonaron, solo el Señor estuvo allí, a su lado. Porque cuando los hombres se van, Jesús entra. Cuando los hombres defraudan, Jesús cumple y cuando los hombres desamparan, Jesús ampara. Jesús había dicho que estaría con los suyos todos los días hasta el fin del mundo y Pablo es testigo de esa promesa de Jesús. (Mateo 28:20) Jesús estuvo con Pablo para darle fuerzas. Pablo reconoce que el brazo del Señor le sostuvo en las horas más negras de su vida. Estaba siendo acusado injustamente. Pero él sabe que si por ser lo que debe ser lo dejan solo, lo acepta porque sabe que el Señor estará con el. La razón del porque el Señor le lleno de fuerzas es: “para que por mí fuese cumplida la predicación” El Señor le fortaleció para que “cumpliera” es decir, llevara a cabo, la proclamación del evangelio. Y que todos los gentiles oyesen. A veces dejamos de hacer lo que Dios nos dice porque pensamos que no tenemos la capacidad de hacerlo. Y declaramos: “Es que eso no es mi don”. Otras veces miramos que las circunstancias no son favorables y decidimos no hacer lo que Dios nos pide. Y lo dejamos para después. Sin embargo, Pablo nos esta enseñando que el Señor siempre nos da la fuerza para hacer lo que él nos encomienda. Este un recordatorio que el Señor sustenta con el poder de su fuerza a sus siervos a lo largo de sus vidas. III) ¿Como fortalecernos en el Señor? A. Estando en el Señor. Todos sabemos que nuestro cuerpo es material y por tanto temporal. Pero el alma es eterna. Es muy importante saber donde estamos parados. Todos sabemos que donde estemos físicamente afectara nuestra vida de manera positiva o negativa. Por ejemplo, si estoy en prisión afectara mi vida. Y como estoy allí, tengo que sujetarme a las leyes de la prisión. Pero sino no estoy en prisión no tengo que sujetarse a sus leyes. También si estoy en USA tengo que sujetarme a las leyes de ese país que no son necesariamente las mismas de mi país. Lo mismo sucede en lo espiritual. Por eso es importante saber donde estamos parados espiritualmente porque las consecuencias son eternas. La frase “En el Señor” en sus diferentes formas aparece mas de 30 veces en la carta a los Efesios. Este es el secreto de la victoria cristiana, estar en el Señor. Estar en Cristo. Fuera de Cristo no hay nada. Para que Cristo este en el creyente el creyente debe estar en Cristo. Esta frase expresa relación y posición, identificación y unión con el Señor. Cuando estamos en Cristo compartimos todo lo que él es y todo lo que él hizo. ¿Pero como podemos estar en Cristo? Pablo da la respuesta en Romanos 6:3-5 “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?” Explica: “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los mu***os por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección” La manera de estar en Cristo es morir, ser sepultado y resucitar con El en el bautismo. Para conseguir su fuerza, y para utilizar su poder en uno, tiene que ser miembro del cuerpo del Señor. Por eso le digo que muy importante donde uno este. La fuerza, el poder del cristiano no se encuentra en sí mismo, sino en el hecho de estar en el Señor. Solo de esta manera podemos nosotros estar revestidos del poder su fuerza (Gálatas 3:21) para hacer frente a las batallas de la vida cristiana. Por eso Pablo escribió: “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”. (2 Corintios 2:14) B. Creyendo en el Señor. Pablo escribió: “no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza” (Efesios 1:16-19) Pablo pedía en oración que nosotros supiéramos de la esperanza, de las riquezas de la herencia y del poder de Dios para con nosotros los que creemos. Es a través de la fe, que actúa el poder de su fuerza en nosotros. Los incrédulos jamás conseguirán nada del Señor. En nuestra sociedad muchos andan en busca del poder político, empresarial, religioso y personal para tener el control. Sin embargo, el poder que debemos buscar es el poder del Señor. Es el poder de su fuerza que nos capacita para vivir la vida que Dios quiere. Algunos ven la vida cristiana como una lancha de remos en la que depende de su fuerza personal para avanzar. Otros la ven como un velero que dependen de factores externos para avanzar. Y otros como una lancha de motor. La fuerza del motor esta accesible pero hace falta la llave y esa llave se llama fe. Sin esa llave no se enciende el motor. Así que no depende de ti para avanzar, sino de la fuerza del motor pero para que avance se requiere fe. Jesús enseño que la fe mueve montañas. (Mateo 17:20) Pero no fe en cualquier cosa o cualquier ser, sino fe en el Todopoderoso. C. Permaneciendo en el Señor. Jesús dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden”. (Juan 15:5-6) Si estamos separados de Cristo no podemos hacer nada, entonces estando en Cristo todo lo podemos hacer. Para un crecimiento espiritual es esencial permanecer en Cristo. Pero permanecer es una decisión propia no es algo automático. Uno debe decidir quedarse con Cristo. Permanecer es quedarse donde uno esta. Implica fidelidad. Porque asistir de vez en cuando a la iglesia no basta. Profesar una religión superficial no produce fuerza. Por eso a veces vemos a algunos cristianos débiles porque se han separado de la fuente de energía espiritual. El estar en un constante contacto con Cristo se nos administra del poder de su fuerza. Pablo nos muestra las ventajas de quedarnos con Cristo: “para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu” (Efesios 3:16) Conclusión Hemos visto que para poder sostenernos en la vida cristiana debemos fortalecernos en el Señor, y en el poder de su fuerza. ¿Te has sentido que ya no puedes seguir o te has sentido que se te dificulta seguir adelante en la vida cristiana? Déjame decirte que no eres el único. Muchos hemos experimentado esa debilidad. Pero como ya dijimos, necesitamos seguir conectados aquel que nos da la energía necesaria. Porque sin esa fuente de fortaleza espiritual no somos nada. Así que, la fuente de fortaleza está disponible pero uno tiene que permanecer. Y para el que aun no está en Cristo, tiene conectarse a él para tener acceso a esta fuente de poder espiritual. Conviértase a Jesús. Le invitamos a que lo haga y que Dios le bendiga.

Teléfono

Dirección


Calle 9 No 31 A 115 Alto Delícias
Santa Marta

Otros Organizaciones religiosas en Santa Marta (mostrar todas)
Seminario Latinoamericano de Teología - SELAT Seminario Latinoamericano de Teología - SELAT
Santa Marta, 000000

www.escuelasuperiordeteologia.com

Iglesia Betel Central Iglesia Betel Central
Calle 33 # 11 - 52, Santa Marta - Magdalena, Colombia.
Santa Marta, 470005

Horarios de reunion. DOMINGO 7:00 A.M. 9:00 A.M. 11:00 A.M., (REUNION DE ADOLESCENTES Y JOVENES. 6:00 P.M. MIERCOLES: 9:00 A,M, AYUNO Siguenos en Twitter @IBMBetel

Iglesia Altar Familiar Iglesia Altar Familiar
Calle 28A #30A-63 Barrio El Trébol
Santa Marta, 470003

Somos una Iglesia Cristiana que busca la restauración y el crecimiento espiritual de las familias.

ICG Iglesia Cristiana El Cielo Gobierna ICG Iglesia Cristiana El Cielo Gobierna
470001
Santa Marta

Iglesia Cristiana Evangélica, comunidad trinitaria al servicio de Dios y la comunidad. Enseñanza del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, consejería para parejas, jóvenes, y familia en general.

Testigos de la Eucaristía Testigos de la Eucaristía
Carrera 17 # 14 - 86
Santa Marta, 470001

Sacerdote, siervo del espíritu Santo

DIOS Esta Aquí DIOS Esta Aquí
Santa Marta

Somos Una Empresa Emprendedora Y Con Muchas Ganas De Salir Adelante Y Con La Ayuda De Dios Lo Vamos A Lograr

Iglesia Cristiana Avivadores Iglesia Cristiana Avivadores
Cr 26# 42C-70 STA CRUZ
Santa Marta, 470003

AVIVADORES ES UNA CONGREGACIÓN QUE NACIÓ DEL CORAZÓN DE DIOS CON EL FIN DE GLORIFICARLE A EL Y VIVIFICAR LA VIDA ESPIRITUAL POR MEDIO DE EL ESPÍRITU SANTO A TODO EL QUE NECESITE DE DIOS.

Ministerio de Mujeres que sirven a Jesús Ministerio de Mujeres que sirven a Jesús
Santa Marta

La Sierva Sixta Elena García Perozo con el propósito llevar la salvación por medio de Nuestro SEÑOR Jesucristo a las familias de la tierra Nuestro Gran Pastor. AL GRAN YO SOY NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y SU SANTO ESPÍRITU SEA LA GLORIA ALELUYA

ICHUC  MONTE De SIÓN ICHUC MONTE De SIÓN
Calle5a
Santa Marta

Estamos a tu servicio si necesitas oración, consejería estamos siempre dispuestos para servirte

Iglesia Caya Santa Marta Iglesia Caya Santa Marta
Carrera 14 No 15-44. Frente Al Parque El Cundi.
Santa Marta

Iglesia Cristiana

Inmaculada Concepción Inmaculada Concepción
Calle 3 Con Carrera 9A
Santa Marta

Todos Los Dias, Con El Evangelio De Todos Los Domingos y El Rezo Del Santo Rosario, La Coronilla a San José y La Coronilla a La Divina Misericordia. Las Novenas y Las Fiestas De La Inmaculada Concepción También Se Realizaran En Esta Pagina

Ministerio Un Encuentro Con Jesús Ministerio Un Encuentro Con Jesús
Santa Marta

Reflexiones Cristianas