Esterilizaciones perros y gatos

Esterilización de mascotas a bajo costo y servicios veterinarios, previa cita. Esteriliza, Adopta, No abandones.

[02/05/17]   Te recuerdo como eras, Terry, amado perro mío. Poseías la distinción de tus ancestros, cuando en las cortes europeas se consideraba lujo tener un cocker spaniel.

Jamás te rebajaste a perseguir un gato. Eso habría sido indigno de tu condición. Una vez, sin embargo, hiciste algo que aún no sé cómo explicarme.

Caminábamos en el huerto de nogales y vimos unas palomas de ala blanca que comían de las nueces pisadas por los animales. Otra cosa vimos: el gato de la casa estaba agazapado entre la hierba. Seguramente iba a saltar sobre la paloma que tenía más cerca.

Entonces tú corriste hacia las palomas, que emprendieron el vuelo, asustadas. El gato se quedó relamiéndose los bigotes, como en las fábulas. Cuando pasaste junto a él te dirigió una mirada rencorosa. Tú le correspondiste con otra de desdén.

¿Espantaste a las palomas, Terry, para salvarlas de la muerte o para hacerle una trastada al gato? No lo sé. Si fue por lo primero, alabaré tu buena obra. Si por lo segundo fue, te guiñaré un ojo en seña de complicidad. Lo mismo habrías hecho tú conmigo.

Catón

[09/22/16]   ¿Recuerdas, Terry, amado perro mío, cuando eras todavía un cachorro y viste por primera vez el agua del estanque? De inmediato te lanzaste a ella, movido por no sé qué atavismo de perro nadador.

Yo, tu amo, no me preocupé. Mi esposa, mi ama, sí. Me preguntó con inquietud:

–Es muy pequeño; no ha nadado nunca. ¿No se irá a ahogar?

Yo la tranquilicé. Le dije que la razón falla muchas veces, pero el instinto nunca. Y tras de ti estaban mil generaciones de perros cazadores que buscaban la piezas en el agua. Ellos te habían enseñado a nadar. Ellos nadaban contigo.

Yo, Terry, no soy cazador. El instinto de la caza ha sido sustituido en mí por el instinto de la casa. Perdona, entonces, que no te haya dado presas qué cobrar. Tú, perro de caza, te hiciste también perro de casa. Y, sin embargo, cuando pasaban en otoño las bandadas de patos las veías, tenso, y luego me mirabas como diciendo: “¿Vamos?”.

Nunca fuimos, Terry. Tengo muy vivo el instinto de vivir, pero en mí ya murió el instinto de matar. Tú, que siempre lo entendiste todo, me comprenderás.

Catón

[07/20/15]   EL PERRO DEL POTRERO SE LLAMA "NOPISIÁI".

En sus días de cachorro se metía en el jardín de las dalias, y le gritaba doña Rosa:

-¡No pise ahí!

Luego iba hacia el almácigo donde empezaban a crecer las diminutas plantas del chile, el ajo y la cebolla, y don Abundio le gritaba:

-¡No pise ahí!

Y así se le quedó de nombre: el Nopisiái.

Voy por la huerta y el perro va conmigo. De súbito entre las patas le salta un conejito. El Nopisiái corre tras él y lo arrincona contra una quebrada del terreno. El conejito no tiene escapatoria. Ya alarga el Nopisiái las fauces para atraparlo. Yo le voy a gritar: "¡Quieto!", pero no alcanzo a hacerlo. El Nopisiái se frena. Ha visto que el objeto de su persecución es un gazapo, un asustado conejito niño, y no lo toca. Voltea a verme como en consulta, y obedece mi voz de regresar.

Le doy unas palmadas y me quedo pensando por qué nosotros los humanos no respetamos la vida que comienza, si ante ella hasta los perros de rancho se detienen.

Catón

[07/20/15]   Terry, querido perro mío que ya no estás conmigo: déjame contarte algo que el otro día me sucedió.

Me hallaba yo en un pasaje comercial al aire libre, y una joven mujer pasó frente a la banca en que me había sentado. Llevaba atado a su correa un cocker spaniel color miel, Terry, como tú. Se parecía mucho a ti. El perro se detuvo y me miró fijamente con sus grandes ojos húmedos. Luego meneó la cola, e hizo el impulso de ir hacia mí. Su dueña tiró de la correa, y se perdieron los dos entre la gente.

Yo me quedé pensando. La vida de los perros es más breve que la vida de los hombres. Quizá su muerte sea también más breve que la nuestra.

Dime, Terry: ¿eras tú?

Catôn

[07/17/15]   ¿Recuerdas, Terry, cuando me recordabas?

Acababas de irte al paraíso al que seguramente se van todos los perros, y yo pensaba con tristeza en ti. Sentía entonces una presencia al lado mío; una presencia vaga, como la de una luz no encendida, como la de una sombra sin sombra, como la de una palabra que nadie dijo nunca.

Sabía entonces que eras tú. Me estabas recordando allá donde te hallabas, y tu recuerdo venía a echarse a mis pies, igual que hacías tú cuando vivías y te vivía yo.

No dejes de recordarme, Terry mío. Los hombres olvidamos, pero los perros no. Aunque yo sea hombre, sigue siendo mi perro. No te merezco, ya lo sé -¿acaso el hombre merece algo?-, pero tú lo perdonas todo, como Dios, y tu recuerdo se extiende sobre mí como una absolución.

Catón

Cuento japonés - El gato que tuvo cien vidas

Cuento japonés escrito por Sano Yooko que habla sobre las distintas vidas de un gato que cuando moría volvía a nacer. Ninguna de las imágenes es mía. Suscríb...

[07/15/15]   ¿Recuerdas, Terry, amado perro mío, la primera vez que viste la Luna?

Eras un cachorrito recién llegado al mundo, y aquel luciente objeto en lo alto te llamó mucho la atención. Lo contemplaste largamente y enseguida volviste la mirada a mí como para preguntarme: ¿qué es? Luego -esto no lo olvidaré- lanzaste un breve aullido de lobo montaraz.

Siempre fuiste criatura franciscana, Terry; un perro manso y apacible. Pero una oscura fiera iba en tu sangre. Aquel grito de selva era la voz antigua de tu instinto. ¿Será eso lo que los teólogos llaman pecado original?

También yo llevo en mí, querido Terry, la misma fiera que llevabas tú. De cuando en cuando escucho dentro de mí un aullido de ira, de soberbia, de rencor. Quiero ser como tú, manso y humilde, y que la fiera que va en mí se dulcifique y viva en la paz y el bien que surgen del amor.

[07/14/15]   Los gatos son criaturas misteriosas, Terry. Tú, que antes de ser ángel fuiste perro, sabes eso mucho mejor que yo.

Las historias te gustaron siempre: Cuando les relataba cuentos a mis nietos tú te acercabas también a oírlos. Un día que tardaste en llegar me dijo el más pequeño: "No empieces todavía, abuelito. Falta el Terry". Pues bien: Déjame contarte ahora algo muy interesante.

Sucede que una actriz de cine, Leslie Caron -¿la recuerdas en "Gigi"?-,recibió un telegrama con la noticia de que su madre había muerto en un país lejano. En ese momento su gato se acercó a ella y le lamió con suavidad la mano. Jamás había hecho eso, relata la actriz en sus memorias, y nunca más lo volvió a hacer.

Perdóname, Terry, que en esta ocasión haya hablado de un gato. Son criaturas extrañas, ciertamente, pero -aunque no lo creas- también tienen sentimientos.

Catón

[07/14/15]   Argos era un hermoso perro, un pastor alemán.

Cuando mi amigo -su dueño- y yo charlábamos, él seguía con atenta mirada nuestra conversación, y no hacía ninguna demostración externa de escuchar las tonterías que decíamos. Porque las entendía, estoy seguro. Pero las sabía perdonar. Los perros, igual que los santos y que los seres que aman, lo perdonan todo.

Un día Argos desapareció. Confiado, siguió quizás a alguien que le hizo una caricia y luego lo robó. No sabemos. El caso es que desde ese día Argos ya no estuvo ahí diciéndote con ambos extremos de su cuerpo que te quería: con su ladrido alegre y con su cola jubilosa. Los hijos de mi amigo lloraron. Y él lloró también, aunque a escondidas.

Pasaron 8 meses,Y un día Argos volvió a casa. Apareció así, de pronto. La sirvienta, nueva en la casa, le dijo a mi amigo que en el jardín estaba un perro que no se quería ir. Mi amigo fue a verlo,y ahí estaba Argos, flaco, lleno de señales de golpes, con una cicatriz en torno de su cuello, como si hubiera estado siempre atado. Mi amigo llamó a sus hijos, y ellos lloraron otra vez. Y mi amigo también lloró, ahora a la vista de todos.

Homero escribió de un perro que también se llamaba Argos y que murió de alegría al ver llegar a su amo, ausente durante muchos años. Muy bien conocía a los hombres Homero. Por eso pudo escribir acerca de los perros. Son tan humanos.

Catón

[07/13/15]   «Quiero tanto a mi mascota, que mientras más conozco a las personas, más quiero a mi mascota, porque lastimosamente las personas nos decepcionan y nos desilusionan, una mascota es leal y nunca te hará sufrir, a menos que esté enfermo y tengas que salir corriendo para el veterinario»

¿Quieres que tu empresa sea el Tienda De Mascotas mas cotizado en Apodaca?

Haga clic aquí para reclamar su Entrada Patrocinada.

Teléfono

Dirección


Rodhesia Del Norte 108-B Lomas Del Pedregal
Apodaca
66648
Otros tiendas de mascotas en Apodaca (mostrar todas)
Di no al maltrato animal Di no al maltrato animal
66647
Apodaca, 66647

di no al maltrato animal apollalos no los dejes sufrir

Estética Canina Guau Wash Estética Canina Guau Wash
Av. Acapulco 125 Casi Esq. Av. Teléfonos Col. Misión San Miguel
Apodaca, 66648

Servicios de Estètica Cànina y Felina Usamos los mejores productos para tu perro o gato ademas tenemos accesorios, alimento premium, medicamentos

ROGA Hospital Veterinario ROGA Hospital Veterinario
Av.Mezquital-Sta. Rosa #102, Plaza Issa, Local C
Apodaca, 000000

Mascotas Hospital Apodaca Mascotas Hospital Apodaca
Plaza Comercial Concordia - Av Concordia Esq Blvd San Francisco
Apodaca, 66600

Mascotas Hospital Apodaca

Veterinaria Gonzalez Veterinaria Gonzalez
Apodaca, 66634

Servicios veterinarios y estética canina

El Gato Pardo El Gato Pardo
66600
Apodaca, 66600

Bazar de cosas útiles, divertidas, inspiradoras, cosas buscadas y otras olvidadas, cosas dejadas, cosas deseadas. Vendemos por ti! Llámanos 2047 4374

Pbm y pa apodaca. Pbm y pa apodaca.
97258
Apodaca, 66050

club canino, pbm apodaca. Y Pa.

Acuario cieneguita Acuario cieneguita
Afganistan 1019 Col. Cieneguita
Apodaca, 66636

aqui podran encontrar muchos tipos de peces y accesorias para peceras a precios accesibles

Camas Y Ropa Para Perros "El Comino" Camas Y Ropa Para Perros "El Comino"
Col. Cortijo De Las Palmas, Almendras #417
Apodaca, 3666

Se vende ropa y camas para mascotas, se pueden hacer a la medida por pedido

The huskies dog by max & mia The huskies dog by max & mia
AV. CONSTITUCION LA HACIENDA
Apodaca, 66636

UN BUEN LUGAR PARA DISFRTAR UNA OPCION DE HOT-DOG CON UN TOQUE ESPECIAL, Y LLEVANDO LA FRASE DE "PREPARELOS A SU GUSTO" A OTRO NIVEL VEN A CONOCERNOS!!

Altamirano Fletes Altamirano Fletes
SAN FELIPE 175
Apodaca, 66600

TE URGE LLEVAR A TU PERRO A LA VETERINARIA, NECESITAS LLEVAR ALGUNAS CAJAS O PAQUETES, QUIERES CARGAR ALGUNOS MUEBLES, LLEVAR SILLAS Y MESAS A UNA FIESTA,

Servicio de Paseo Canino Servicio de Paseo Canino
Kentia
Apodaca, 66635

El paseo para un perro es su principal fuente de ejercicio y lo mantiene sano y en su peso, crea disciplina y refuerza el entrenamiento