Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos

Casa del Artista AAPS.
Urquiza 3361 - interno 22. Santa Fe | Tel.: 0342-4530461 (17a20hs)
aapssecretaria@gmail.com

La Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos marcó un camino en la historia de la plástica santafesina. Desde la imagen de la Virgen de los Milagros pintada por el hermano Luis Berger, aproximadamente alrededor de 1634, la historia de nuestra plástica se vio siempre enriquecida con el aporte de valiosos trabajos realizados tanto por españoles, como por criollos o extranjeros.

Desde fines del siglo XIX y principios del XX, surgen varias academias de pintura particulares, entre las que cabe mencionar a las de Francisco Marinaro, Juan Cingolani, José María Reinares, Serafín Marsal y José María D’Annunzio, el Ateneo de Artes y Ciencias, impulsado por el entusiasmo de Juan Cingolani.

Años más tarde, en 1927, nace la Sociedad de Plásticos Locales, llamada luego de Artistas Plásticos Locales y actualmente Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos. Su primera comisión directiva fue presidida por Francisco Marinaro.

Bajo la presidencia de Salvador Massa, en el año 1993, la asociación adquiere el inmueble de calle Av. Urquiza 3361- Local 22, fundando el 27 de mayo de ese año su sede propia, la ansiada Casa del Artista. Surge entre los miembros, la inquietud de ampliar el espacio físico proyectando y ejecutando la planta alta, destinada a talleres, la que quedó finalizada en diciembre del año 2005.

Paralelo a esta iniciativa, se funda el 13 de diciembre del año 2002 el Museo Regional del Artista Plástico, actualmente con una pinacoteca integrada por más de 200 obras.

En 2010, se creó la Biblioteca del Bicentenario, bajo el padrinazgo del Prof. Domingo Sahda.

La Institución realiza desde hace más de 20 años, el Salón Primavera, que se inaugura el día del artista plástico, 21 de septiembre de cada año, en el Museo Municipal Sor Josefa Díaz y Clucellas, juntamente con la Municipalidad de Santa Fe. Y el 15 de noviembre, desde hace 82 años se inaugura el Salón Anual de Artistas Plásticos en adhesión a los festejos por la Fundación de Santa Fe; con el auspicio del Gobierno de la Provincia y Lotería de Santa Fe. Además, cuenta con el Salón de Pintura Regional, con la convocatoria que se extiende a las provincias de Córdoba y Entre Ríos. Desde el 2008, se realiza el Salón Regional de Acuarelas Francisco Puchinelli, con el apoyo de San Cristóbal Seguros Generales y desde 2010 el Salón de Invierno de pintura figurativa Ricardo Supisiche, con la Asociación de Personal Jerarquizado de la EPE. La AAPS cuenta con dos bienales, una de Arte Religioso "Papa Francisco", con auspicio del Arzobispado de Santa Fe y desde el año 2015 la Bienal de Grabado AAPS, de carácter regional.

[10/11/18]   DIARIO EL LITORAL
Escenarios & Sociedad
Edición del Sábado 06 de octubre de 2018

XXII Salón Primavera

Domingo Sahda

Organizado por la Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos y el Gobierno de la Ciudad de Santa Fe fue inaugurado recientemente, el 21 de septiembre ppdo. el XXII “Salón Primavera” , nutrido con obras correspondientes a diversos procedimientos dentro del espectro de las Artes Visuales. El jurado de selección y premios en esta convocatoria, de carácter competitivo, estuvo integrado por José Bastías en representación de la Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos, María Carolina Porral en representación de la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe y Rosana Andrea Storti como jurado externo.

Es de destacar que la diversidad y la trivialidad se mancomunan para ofrecer un panorama artístico local de muy limitada proyección creativa, deviniendo en muchos casos a la vista en meras manualidades de autoimaginada creatividad, las que a poco de ser observadas analíticamente, licúan su calidad autoimaginada.

Desde siglos atrás el llamado arte plástico-visual, lenguaje del color, la línea, y la forma en el espacio bidimensional atraviesa en la última centuria una trayectoria ríspida, muchas veces incoherente evidenciada en muestras, sean éstas competitivas o no que de algún modo tienden a ratificar que el Arte Visual no ha resuelto su especificidad y calidad de tal en la cultura humana desde hace más de un siglo. Su conflictiva búsqueda de sentido lo ha llevado en muchas ocasiones a transitar por el desvarío o las meras curiosidades político-culturales.

De suyo se sabe, y debería ratificarse en más de una ocasión que el lenguaje visual ajeno a los modos y devaneos de la fama y el mercado consiste en la capacidad propia de la especie humana, y desde hace milenios, en registrar con recursos específicos su devenir, sus conflictos, sus necesidades socioculturales específicas. Son, metafóricamente hablando, una “pantalla de la humanidad”, y seguirá siéndolo al margen de tanta tontería e insignificancia intelectivo-volitiva.

La ciudad ha vivido ya estas experiencias, estas competencias y salones de penosa calidad cultural-artística. Vale recordar, como magno ejemplo el último “Salón del 25 de Mayo concretado en el Museo Provincial de Bellas Artes. Que ello se repita es una cuestión que amerita ser atendida seriamente, implicando en esta cuestión a quienes, se supone “Enseñan”, tanto desde lo privado como desde lo público.

El XXII Salón Primavera pone en evidencia muchos de los tropiezos y tontas trivialidades culturales citadas precedentemente. Y ello vale tanto para la “supuesta obra” “Boceto para seguir pensando una bandera” suerte de hipótesis que no supera del circunstancial y presuntuoso garabato, el que se equilibra en esos niveles con el “montoncito de prolijos caracoles” o las estereotipadas “plantitas”-cerámicas- agrupadas en un rincón . Y otro tanto vale para la “pechuga de plástico en bandeja”, supuesta creación artística, en realidad poco más que una descriptiva realidad.

Los premios adjudicados se destacan, precisamente, del conjunto del Salón a la vista por su calidad, coherencia y significación, inmersos ellos en mucha adocenada trivialidad. Se destacan la obra “Universo XX”- Grabado de Manuel Eduardo Canale, “Fragmento de Mi”-Mixtq, Pintura y Objeto, “Una Femenina Azul” Cerámica de José Portillo, excelente trabajo. “Guardianes 9 Love Luz, Arte Textil Mixto, excelente trabajo de Roberto Daniel Romero.

El Primer Premio “Paisano”, Acrílico y Fibra sobre tela cierra su proyección en sí misma, reiterando esquemas visuales sin mayor proyección poética significativa.

Dadas así las cosas, al margen del valor de la convocatoria en cuanto tal , amerita reflexionar sobre el tópico esencial de la misma afín de no desbarrancar en “trivialidades”, retomando la esencia de la imagen creada por el hombre en su devenir por el tiempo y las culturas.

"Paula" se proyectará en el Ciclo de Cine y Artes Plásticas
Lunes 8 de octubre de 2018 / Actualizado hace 1 día, 2 horas

Situada en Alemania, a principios del siglo XX, la película cuenta la historia de la joven artista Paula Becker. Realizó al menos 750 lienzos, 13 estampas y cerca de un millar de dibujos en apenas 31 años de vida.

2:08

En el marco del Ciclo de Cine y Artes Plásticas, el viernes 12 de octubre a las 20.30 se proyectará "Paula", de Christian Schwochow (Francia, Alemania, 2016) en el auditorio del Museo de Arte Contemporáneo de la UNL, Bv. Gálvez 1578.
El título es "Paula" (Alemania-Francia/2016) y la figura, Paula Modersohn-Becker. Nacida en Dresde en 1876, la pintora realizó al menos 750 lienzos, 13 estampas y cerca de un millar de dibujos en apenas 31 años de vida. Con el tiempo fue la primera mujer en tener un museo dedicado a su obra en Europa, convirtiéndose en una de las grandes referentes de la primera etapa del expresionismo alemán.
Además de la direccióni de Schwochow, el elenco está integrado por Carla Juri, Albrecht Schuch, Roxane Duran, Joel Basman y Stanley Weber.
La entrada es libre y gratuita. El ciclo está organizado por Cine Club Santa Fe; Asociación de Artistas Plásticos y Museo de Arte Contemporáneo.
La trama
Alemania, principios del siglo XX. La joven artista Paula Becker está decidida a seguir sus propias normas. A sus 24 años rechaza las convenciones establecidas y explora su estilo único, mientras florece en la comunidad artística de Worpswede, donde entabla amistad con la artista Clara Westhoff y el poeta Rainer Maria Rilke. Al casarse con el también pintor Otto Modersohn, cree haber encontrado a su alma gemela creativa, pero cinco años destinados a la vida doméstica hunden el espíritu de Paula, así que decide viajar sola al bohemio París, donde se embarca en un largo y esperado periodo donde su imaginación culmina e intenta autorrealizarse.
La primera parte del film de Christian Schwochow muestra los inicios de Modersohn-Becker en una escuela donde profesores y compañeros descreen de su talento. Lo mismo que su padre, dispuesto a todo con tal de que trabaje. Los planos elegantes, cierta solemnidad en los diálogos y el regodeo en el diseño de arte y el vestuario decimonónico preludian una biopic al uso plagada de lugares comunes. Y es cierto que algo de eso hay en las dos horas de metraje, pero también que a medida que la protagonista adquiere contornos y gramaje el asunto se vuelve más interesante.
Una vez instalada en París, después de divorciarse de su marido, un pintor exitoso y viudo, Paula -película y personaje- ajusta su sintonía fina. La historia se despoja de su aura melodramática y se adentra en el terreno de la disputa por la instalación de un canon artístico. La lucha de Paula es, pues, tanto una reivindicación de género como de la libertad creativa, aun cuando el costo sea la propia vida.

ojoqueves.wordpress.com

Ojo que ves

Gabriel Cimaomo
5 de octubre a las 19:37 ·
“Un Paisano de cada pueblo… y uno destacado”

El 21 de setiembre pasado, entre tantas celebraciones, se festejó en Santa Fe el día del artista plástico con la apertura del XXII Salón Primavera co-organizado por la Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos y el Gobierno de la Ciudad.

Digo lo dicho, en atención al espíritu festivo que animó la inauguración del evento artístico que ya forma parte de la agenda cultural santafesina, reuniendo cada año un conjunto de producciones variopintas tanto de artistas reconocidos de nuestro medio como de otros emergentes que hacen sus primeras apariciones “oficiales” en la escena del arte local.

Exento desde las bases del concurso de preceptivas disciplinares e incluso de límites respecto al tamaño de las obras, el Salón Primavera propicia la participación tanto de amateurs como de profesionales en el campo de las artes visuales, lo cual se vio reflejado en la amplia respuesta de la comunidad artística a esta convocatoria, especialmente si consideramos el tiempo ajustado entre la publicación de las bases y la fecha para la presentación de las propuestas.

Entre 191 obras, 65 resultaron seleccionadas. Pinturas, grabados, fotografías, esculturas, cerámica, objetos, instalaciones, arte textil y un video, conviven en el espacio de exhibición del MMAV (San Martín 2068).

Como en ocasiones anteriores, el presente texto intenta ser una traducción de mi experiencia con el Salón en el marco de referencia de mi percepción del estado del arte actual.

En el entendimiento de que el lenguaje artístico tiene su propia lógica expresiva -ambigua, metafórica, simbólica, poética, sensorial- y que en su gramática particular los signos de admiración son eso que nos conmueve mientras que los de puntuación los ponemos los participantes que interactuamos con las obras, procuro habitualmente ingresar a una muestra dejando entre paréntesis el arsenal de pre-conceptos con el que venimos munidos de la academia y recorrer el lugar con la ingenuidad posible que me permita aproximarme a las propuestas con la curiosidad del neófito y la disposición al asombro, de modo tal de dejarme interpelar en principio de forma “a priori” por las mismas. Así las cosas, en un primer recorrido por el espacio, en el que no me detengo en obra alguna en particular, percibo el clima, la atmósfera del lugar, prestando atención a mis sensaciones físicas, propioceptivas, de tensión o distensión, de agobio o de comodidad.

Si bien nunca resulta sencillo el montaje de una muestra colectiva de estas características, en esta oportunidad esa primera aproximación, resultó un paseo calmo, de ritmo sostenido, sin interrupciones ni estímulos sensoriales disruptivos. Habiendo tomado distancia de la experiencia colegí que se trató de un diseño de sala despojado de riesgos creativos en pos de un afanoso y denotado respeto por la presentación de cada una de las propuestas que pueden apreciarse cabalmente, sin contaminaciones visuales.

Concluido mi devaneo inicial por la sala, me detuve en cada una de las piezas seleccionadas. Amén de la variedad de técnicas que pueden apreciarse, cabe señalar – dejando de lado escasas excepciones- la ponderación por parte del jurado del manejo del oficio. Hace unos años, y con ocasión de una visita al Salón con mis estudiantes de crítica del arte, un colega al que respeto profundamente por la claridad de sus criterios forjada a lo largo de su experiencia, me decía respecto a la diversidad de la calidad artística de las obras seleccionadas, algo que a fuerza de repetición parecía haberse convertido en una tradición: “En este salón hay un paisano de cada pueblo”, fatalidad que la presente edición parece haber podido conjurar en tanto el nivel plástico-visual de las propuestas seleccionadas resulta bastante homogéneo. Esta observación no opera en desmedro de la variedad de materialidad, géneros y conceptos que reúne esta edición del Salón. Con marcada preminencia de las obras en el plano sobre las del espacio, el primer premio adquisición recayó sobre el “Paisano” mencionado en el título de este artículo. Una propuesta pictórica en acrílico y fibra sobre tela de Diego Sterlacchini, cuya iconicidad posee una marcada reminiscencia del grafismo expresivamente gestual, satírico y brutalista que el rebelde Basquiat supo imprimir a su obra en la década de los ochenta.

A juicio de esta columna, destacan las obras de arte textil mixto La Es Pera es Life y Guardianes Love 9 Luz de Roberto Romero, reconocido por el jurado con el Segundo Premio Estímulo Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe por la segunda. En estas propuestas el artista logra transferir y plasmar una vez más su reconocido sello personal sobre una nueva materialidad, pletórica de colorido, ingenio y se*******ad. Cabe señalar que si bien se trata de dos piezas independientes que por su formato, composición y resolución plástica parecen pertenecer a la misma serie, a nuestro criterio y atentos al dispositivo de montaje, funcionan como un díptico merecedor de un único reconocimiento.

En consonancia con el jurado encuentro meritorio el premio al artista novel, José Portillo por el conjunto de sus obras: Una femenina Azul y La monstruosa pobreza, piezas cerámicas de esmerada factura que propician distintos niveles de lectura debido a su complejidad plástica y temática que plasman su particular mirada e interpretación de la leyenda de Mary Toft.

Valoro asimismo la presencia de propuestas tales como:

Es-no es I y II de Pamela Bengochea, objetos escultóricos compuestos mediante la adición y encastre de pequeñas cajas, sutilmente intervenidas en colores pasteles con guardas y motivos florales como tallos y hojas que se conjugan de forma armoniosa en una hibridación fantástica resultando en una suerte de monstruo vegetal inofensivo y cajoneras tan inútiles como encantadoras.

#Mi pieza 360, una propuesta a la vez pictórica y multimedial de Ricardo Robles, por la incorporación del recurso tecnológico que habilita una experiencia distinta con la obra posibilitando la interacción virtual con la misma mediante la utilización de códigos QR. Recurso pensado de forma inclusiva de modo de poder ser apreciado con dispositivos móviles con o sin giroscopio.

Descubrimiento de Gustavo Wedertz, una pieza de técnica mixta pensada para ser exhibida en el plano, como si se tratara de un cuadro, pero cuya composición de planos superpuestos genera distintos niveles de profundidad mediante intervenciones digitales y de objetos.

Quetzatcoatl y Tezcatlipoca de María Victoria Recalde, por la originalidad respecto a la encarnación de las icónicas deidades mayas en sus abstracciones geométricas, el tratamiento del acrílico y el formato poco convencional de los soportes. Aunque no entendemos bien la decisión curatorial de exhibirlas por separado debido a su unidad temática y formal.

Finalmente, llaman mi atención otros dos trabajos en el plano de mediano formato que se ubican en las antípodas: Creer, crear y reventar de Matías Doce, un minucioso trabajo figurativo de tinta sobre papel, de composición simétrica y factura preciosista, dotado de una significativa carga simbólica. Y Desapego, de María Fernanda Delfor, una abstracción de contornos irregulares que introduce un tratamiento inusual de la acuarela, en la cual texturas, manchas y rayados contrastan con fragmentos blancos en la trama compositiva denotando ausencias que le otorgan consistencia al título de la obra.

Al abandonar la sala, advertí la presencia de una cantidad de peatones que paseaban sin ninguna prisa por la peatonal debido posiblemente a que los domingos, los negocios permanecen cerrados, mitigando sensiblemente el ansia por las compras. Me pregunté cuántos de ellos entrarían al museo a interactuar con nuestro arte si fueran invitados por algún tipo de señalética alusiva al salón. También eché de menos contar con un catálogo para disponer del documento gráfico y carta de presentación del evento como un valioso insumo para trabajar en clases con mis estudiantes de la escuela de arte. Los costos, pensé. Claro que esto último se podría salvar si se habilitara la posibilidad de descargarlo en nuestros celulares en formato digital. En la siguiente edición, quizás.

Correcto, prolijo, sin sorpresas, el XXII Salón Primavera, no dará posiblemente mucho que hablar ni lugar a la polémica. El lado B de esto mismo es no lograr cuestionar los supuestos que mantienen vigente ese estado de cosas que sostienen las instituciones – en particular la artística – manteniendo a raya la irrupción de lo que es, tal vez, uno de los rasgos constitutivos del hecho artístico, su fuerza convulsiva, renovadora e instituyente. Reconozco, sin embargo, un enorme potencial reflejado en la selección de artistas que conocen el campo y saben hacer. Algunos podrían animarse a trascender las fórmulas conocidas e intentar nuevos caminos. Hay atisbos… veremos cómo sigue.

Muchas gracias por esta crítica. La valoramos, discutiremos, consideraremos y tendremos en cuenta para proximas ediciones. Sobre todo destacamos la claridad de los conceptos expresados. Compartimos muchos de ellos y otros no, pero el comentario está justificado y es bienvenido.
José Bastías
.

ojoqueves.wordpress.com Miradas Críticas

Excelente ciclo que acompañamos, que se realiza con al esfuerzo y dedicación de Guillermo Arch y Cine Club con el apoyo del MAC y la UNL.

[09/29/18]   El 3er. Encuentro de Artistas se levanta. Por inestabilidad meteorológica.
Pronto haremos el 4°.

Próxima muestra en la Casa del Artista

Malena Mainieri
Artista visual, docente y diseñadora gráfica. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Facultad de Humanidades y Artes - UNR, allí obtuvo el título de Licenciada en B. Artes con Orientación en Grabado.
En la misma institución desarrolló su carrera docente y en la actualidad se desempeña como profesora titular en las cátedras de Taller de Grabado I y II de la Especialidad en Grabado de la misma institución.
Paralelamente desarrolló la carrera profesional de diseñadora gráfica en agencias de Rosario, como Play Publicidad y en forma independiente.
Miembro fundador del grupo de artistas rosarinas GrabaNueve (1996-2005)
Incluída como artista representativa en el libro “Investigación Histórica del Grabado en Santa Fe”.
Es coordinadora y curadora de la trienal internacional Miniprint Rosario, salón de grabados de pequeño formato que desde 1992 convoca a los artistas de esta disciplina a nivel mundial.
Participa exponiendo su obra gráfica de forma individual, grupal y colectica, en salones provinciales, nacionales e internacionales, habiendo obtenido diversas distinciones en el campo del grabado. Dicta cursos específicos sobre el grabado y la gráfica multiejemplar, especializándose en las nuevos materiales de la industria gráfica y los recursos informáticos aplicados al campo del grabado.

https://www.facebook.com/malena.mainieri
https://www.facebook.com/MiniprintRosario/
https://www.facebook.com/GraficaMutanteTallerdeGrabado/

¿Quieres que tu museo sea Museo mejor cotizada en Santa Fe?

Haga clic aquí para reclamar su entrada patrocinada.

Teléfono

Sitio web

Dirección


Urquiza - 3361 (local 22)
Santa Fe

El horario de apertura

Lunes 17:00 - 20:00
Martes 17:00 - 20:00
Miércoles 17:00 - 20:00
Jueves 17:00 - 20:00
Viernes 17:00 - 20:00
Otras Museo de arte in Santa Fe (mostrar todas)
Amigos de Biblioteca "Prof. Julio Botta" usuarios. Amigos de Biblioteca "Prof. Julio Botta" usuarios.
San Martín 2068 PB
Santa Fe, 3000

Un lugar diferente donde podés encontrar asesoramiento personalizado y el material que necesitás para estudiar y/o hacer tus investigaciones. Te esperamos.

Los chicos/as de la 48" Los chicos/as de la 48"
Nose
Santa Fe, 3000

holaaaaa

Museo Sor Josefa Díaz y Clucellas Museo Sor Josefa Díaz y Clucellas
San Martín 2068
Santa Fe, 3000

Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” Dirección San Martín 2068 Teléfono: (0342) 4571886 Ciudad de Santa Fe

Museo Rosa Galisteo Museo Rosa Galisteo
4 De Enero 1510
Santa Fe, 3000

El Museo Provincial de Bellas Artes "Rosa Galisteo de Rodríguez" depende del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe.

Black jack Black jack
Santa Fe
Santa Fe, 3333

Venta de ropa